Bilingüe Encuentros cercanos

¿Qué harán las plantas con menos polinizadores?

Un reciente artículo muestra una falta de conocimiento y revela el potencial de encontrar nueva información en viejos lugares.

This post is also available in: English

El número de insectos voladores está disminuyendo. Hay menos abejas, moscas, polillas, escarabajos y mariposas que visiten flores y mueven el polen entre plantas. Ahora, Pierre-Olivier Cheptou, un ecólogo evolutivo del Centro de Ecología Funcional y Evolutiva en Montpellier, Francia, explora, en su reciente artículo publicado en Botany Letters, las consecuencias de tener menos insectos en las plantas.

Ya que menos movimiento de polen podría resultar en la disminución en la cantidad de frutos y semillas, las plantas tendrán que adaptarse rápidamente a futuras condiciones de menor disponibilidad de polen. Una manera en que las plantas podrían adaptarse a este cambio es incrementando la prevalencia y habilidad para autopolinizarse, un proceso conocido como autopolinización. Cheptou considera que, a menos de que las plantas evolucionen rápidamente para reproducirse sin la necesidad de animales que transporten el polen, una disminución de polinizadores resultará en un cambio en la comunidad vegetal — una modificación en el número y abundancia de especies de plantas en un área determinada. Debido a la estrecha relación entre plantas e insectos, “la pregunta sobre el mantenimiento sostenible de polinizadores y plantas debe considerarse en conjunto“, comenta Cheptou.

En la imagen se muestran diferentes morfologías de Viola arvensis. La morfología de color más pálido es de una planta que se autopoliniza. Su frecuencia ha aumentado en las últimas décadas posiblemente debido a una falta de polinizadores. Crédito de fotografía: Dr. Pierre-Olivier Cheptou.
 

Es importante hacer notar que la disminución en el número de polinizadores va más allá de la muerte de abejas melíferas. El declive de polinizadores usualmente se agrupa junto con el declive de abejas y el abandono de la colmena de abejas trabajadoras, un fenómeno conocido como el Síndrome de Colapso de las Colmenas. Sin embargo, las abejas productoras de miel son solo una de las más de 16,000 especies de abejas conocidas que pueden actuar como polinizadores. Y no podemos olvidarnos de otros animales que no son insectos como aves, murciélagos e incluso grandes mamíferos como lemures, que también pueden ser importantes polinizadores.

El número de insectos voladores ha disiminuido más de 75% en los últimos 30 años debido al declive de hábitat disponible, el uso de químicos para la agricultura (incluyendo pesticidas), infecciones causadas por parásitos y patógenos y cambio climático. Tú podrás haber observado parte de esta reducción a través del “fenómeno parabrisas ” – menos insectos en tu parabrisas en años recientes. Con estos reportes y observaciones, es natural preguntarse cómo les irá a las flores con un menor número de ayudantes. Después de todo, 87% de las especies de plantas depende de los polinizadores. Eso es más de 300,000 especies de plantas.

¿Qué les ocurre entonces a todas esas plantas al haber menos abejas, moscas y mariposas?  

Uno de los primeros efectos del declive de polinizadores puede ser el incremento de un fenómeno conocido como “limitación de polen”. Esto significa que una planta tiene limitaciones para producir frutos y semillas debido a la reducida cantidad de polen despositado en sus flores.  

Tomemos a la mora azul como ejemplo. Un grupo de investigadores de la Universidad Rutgers publicó un artículo en 2014 compartiendo sus resultados sobre su investigación en flores de mora azul que recibieron una cantidad insuficiente de polen. Encontraron que la cantidad de polen provocaba que los arbustos de mora azul produjeran menos bayas y que, además, fueran de menor tamaño. Esto puede suceder cuando hay escasez de compañeros reproductivos, pero también puede ocurrir cuando hay menos polinizadores. La limitación de polen parece ser muy común entre plantas, pero se predice que la frecuencia y severidad del declive de polinizadores aumentará.

Los datos sobre cómo el declive de polinizadores afectará la limitación de polen aún son insuficientes para concluir algo.

“[Los] estudios son escasos y, a la fecha, no tenemos una imagen clara del esfecto que tendrá el declive de polinizadores sobre las plantas“, Cheptou concluye en su artículo.

Esta falta de información, particularmente de tendencias a largo plazo en comunidades de plantas donde ha habido declive de polinizadores, revela una gran brecha de investigación. Simplemente necesitamos más datos sobre qué significa para la transferencia de polen y la producción de semillas el tener un menor número de polinizadores.

“Dado los pocos resultados empíricos que tenemos, me temo que el declive de polinizadores pueda generar una ruptura entre plantas y polinizadores“, dice Cheptou.

El impacto total que tendrá sobre las plantas la existencia de menos polinizadores es incierto todavía y parece depender del grupo taxonómico. La clave para entender parte de este misterio podría encontrarse en plantas que ya han muerto. Los herbarios están siendo utilizados ahora para observar tendencias en la transferencia y limitación de polen.

En 2010, un grupo de científicos de la Universidad de Stellenbosch en Sudáfrica, examinó 1220 ejemplares de 15 especies de orquídeas que secretan aceite depositados en tres herbarios. Los ejemplares habían sido colectado durante un periodo de más de 180 años. Los investigadores contaron el número de polinias —paquetes especializados de polen— en las flores prensadas. Las abejas de la especie Rediviva peringuey visitan estas flores en busca de su aceite, pero normalmente terminan con polinias adheridas a sus patas. Ya que las polinias solo pueden ser removidas mediante la inserción de un objeto pequeño, como la pata de una abeja, dentro de la apertura de la flor, la remoción de una polinia indica la visita de una abeja. Así, al contar el número de paquetes de polen que las abejas removieron de estas flores, los investigadores lograron encontrar la frecuencia con la que las abejas visitaban cada planta. Encontraron que las abejas han removido menos polen de estas flores en los años posteriores a 1950 en comparación con los años anteriores. Esto sugiere que está ocurriendo menos polinización, posiblemente debido al declive de Rediviva peringuey.

Por otra parte, otros estudios muestran que el declive de polinizadores no necesariamente conduce a una limitación de polen.

Investigadores de varias instituciones en China examinaron 4637 especies de leguminosas de dos herbarios diferentes. Encontraron que solo unas cuantas especies producían menos semillas, mientras que otras incluso parecían haber aumentado la producción de semillas en años recientes. Los autores escriben en su artículo que “la polinización de leguminosas en China no muestra evidencia de disrupción y que los efectos de un rompimiento planta-polinizador podrían ser más complicados que lo que las predicciones más simples han ofrecido”.

Con el gran número de ejemplares de herbario depositados en todo el mundo, existe un enorme potencial para realizar investigaciones como las mencionadas. Esto solo es una muestra de que la información almacenada entre cartones en los herbarios es invaluable, y que posiblemente guarda respuestas a preguntas que aun no sabemos hacer.


Rachael Olliff-Yang es una ecóloga vegetal que reside en el norte de California. Su investigación se enfoca en los impactos del cambio climático sobre plantas y polinizadores, así como el diseño de estrategias de conservación para responder a estos impactos. Rachael es también la especialista de comunicación de la Sociedad Botánica de California y una apasionada por hacer la ciencia accesible a todos. Puedes seguirla en Twitter @rlolliffyang y en https://olliffyang.com/.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.